• Otra Educación es PosibleModelo de Educación Finlandés
  • Hazte SocioSe parte de ASOACAD
  • Galería FotográficaRevisa nuestras fotos
  • Acciones ASOACADProceso de Reestructuración
  • Redes SocialesMantengámonos Conectados
  • Foro de ASOACADOpina libremente sobre temas de nuestro interés
Otra Educación es posible1 Hazte Socio2 Galería Fotográfica3 Acciones ASOACAD4 Redes Sociales5 Foro de ASOACAD6
jQuery Auto Image Slider by WOWSlider.com v3.4

lunes, 24 de junio de 2013

El 45% de las personas sobre 20 años no tiene educación escolar completa

“Casi el 50% de los adultos en Chile no terminó el colegio”, sentencia la ministra de Educación, Carolina Schmidt. Es que, según datos de la última Encuesta Casen, 5.337.612 personas de más de 20 años no terminaron la enseñanza escolar. Esta cifra corresponde al 44,9% del total de la gente sobre ese rango de edad.

Schmidt sostiene que “existe esta realidad que no está en el debate público y es clave para construir un país más justo y con verdaderas oportunidades”.

Según los datos de la medición, cerca de 386 mil personas entre 20 y 24 años completaron sus estudios de preescolar y básica, mientras que en el grupo de más de 65 años, 1,1 millones de personas llegaron a ese nivel educativo. En total, 3,6 millones de personas sobre 20 años no han terminado la educación básica y otros 1,7 millones no terminaron la enseñanza media.

A pesar de esto, un estudio de la Unesco publicado en 2011 reveló que la tasa de conclusión de estudios básicos en Chile es la segunda mejor de Latinoamérica y el Caribe, tras Bahamas, con cerca del 98%. Además, el país se ubica en tercer lugar en cuanto a término de estudios secundarios, tras Bahamas y Bermudas. Entre los países que tienen una menor conclusión de cursos se encuentran Nicaragua, Guatemala, Dominica y Surinam.

En cuanto a los motivos de deserción escolar en el país, la ministra Schmidt sostiene que, por ejemplo, la que se produce por embarazo “presenta una desigualdad gigantesca de las mujeres en relación con los hombres”. Según la titular de Educación, cerca de 38 mil niñas están fuera de la situación escolar debido a esto, mientras que cerca de mil niños “dejan el colegio por paternidad”.

Añade que los hombres dejan sus estudios generalmente cuando “se ponen a trabajar antes, a ganar plata, o cuando hay dificultades más grandes en la casa y baja el rendimiento, y terminan desertando para poder conseguir un trabajo rápidamente”.

A nivel general, el tiempo de escolaridad promedio de los chilenos es de 10,6 años, de un total de 12 obligatorios. Esta cifra ha ido en constante aumento, pues en el 2000 los años de escolaridad eran 9,9 y 9,0 en 1990.

La nivelación

Según indica la ministra Schmidt, esta situación está siendo abordada de dos formas. La primera tiene que ver con planes para frenar la deserción escolar, “porque el objetivo es que no siga abultándose esta cifra”. Actualmente se trabaja con más de cuatro mil jóvenes que están en riesgo de dejar el colegio.

Un análisis del Centro de Estudios del Mineduc reveló que en 2012 casi 59 mil personas que el año anterior se encontraban matriculadas en algún establecimiento no continuaron sus estudios ni en las modalidades tradicionales ni en las de adultos.

Otro eje de trabajo tiene que ver con distintos programas para que los adultos terminen sus estudios. Cada año son cerca de 200 mil los que regularizan su educación a través de tres modalidades.
La primera es a través de clases regulares, las que se realizan en más de mil colegios. La segunda forma son los planes flexibles, orientados para las personas que trabajan, y la tercera son los exámenes libres. Según Schmidt, la mayoría de las personas que están en estos cursos tienen más de 40 años y son principalmente mujeres.

Nicolás Jaramillo, presidente de CreceChile, corporación que trabaja con personas que no han concluido sus estudios, sostiene que los adultos que buscan concluir su escolaridad aspiran a “una mejora en sus perspectivas económicas y laborales. En Chile, muchos de los trabajos exigen cuarto medio (...) entonces, eso hace que el mercado laboral para ellos sea bastante más estrecho y, por lo tanto, tienen menores sueldos y menores oportunidades”.


Jaramillo añade que “hemos visto que el hijo de un adulto que ha terminado el colegio tiene un 90% de probabilidades de egresar. Pero también vemos que si un niño tiene uno de los dos padres que no ha terminado el colegio, tiene sólo 50% de probabilidad de terminar sus estudios”. Además, señala que hay un tema de autoestima muy fuerte, el cual se menoscaba debido a que “hoy, no terminar el colegio para una persona es algo casi impensado”.