• Otra Educación es PosibleModelo de Educación Finlandés
  • Hazte SocioSe parte de ASOACAD
  • Galería FotográficaRevisa nuestras fotos
  • Acciones ASOACADProceso de Reestructuración
  • Redes SocialesMantengámonos Conectados
  • Foro de ASOACADOpina libremente sobre temas de nuestro interés
Otra Educación es posible1 Hazte Socio2 Galería Fotográfica3 Acciones ASOACAD4 Redes Sociales5 Foro de ASOACAD6
jQuery Auto Image Slider by WOWSlider.com v3.4

lunes, 23 de septiembre de 2013

Pendiente votación del proyecto que crea la Agencia Nacional de Acreditación

Sin embargo, durante la sesión se generó un amplio debate sobre la materia, donde se destacó que el Ejecutivo presentará varias indicaciones para perfeccionar el texto legal.

Senado
Adelantando que se presentarán una serie de indicaciones para perfeccionar la iniciativa, el Senado comenzó a debatir el proyecto de ley, en primer trámite constitucional, que crea la Agencia Nacional de Acreditación y establece un nuevo sistema de acreditación de las instituciones de educación superior, el que será resuelto en una próxima sesión, tras la solicitud de aplazamiento de la votación, realizada por el Senador Baldo Prokurica, a nombre del Comité de RN.

Durante el debate hicieron uso de la palabra los senadores Ignacio Walker, Hernán Larraín, Juan Pablo Letelier, Carlos Larraín, Isabel Allende, Carlos Cantero, Alejandro Navarro, Jaime Quintana, Juan Antonio Coloma, Andrés Zaldívar. Además de la ministra de Educación, Carolina Schmidt.

La mayoría de los legisladores hicieron presentes, entre otras, la necesidad de aclarar aspectos como las diferencias entre licenciamiento y acreditación; estipular claramente las diferencias entre universidades, centros de formación técnica e institutos profesionales; buscar que no sólo se acrediten las instituciones de educación superior, sino que también se extienda a todas las carreras; redefinir el tiempo de la acreditación y el número y forma de elección del consejo de acreditación; evitar los conflictos de intereses de los Consejeros; definir qué sucederá con los alumnos de las instituciones que no sean acreditadas.


Asimismo, en este marco se lamentó, una vez más, la situación enfrentada por la Universidad del Mar y el daño que significó para los estudiantes y sus familias.

MARCO REGULATORIO


Adelantando que “habrá mucho trabajo en la discusión en particular”, en el debate el senador Ignacio Walker señaló “muchos creemos que esta iniciativa debe enmarcarse de una reforma integral del marco regulatorio de la educación superior” y precisó que si bien se comparte la lógica del aseguramiento, el licenciamiento y la acreditación, “creo que el proyecto debe ser integralmente reestructurado con una indicación sustitutiva”.

El senador Hernán Larraín señaló su “plena conformidad respecto de este proyecto que avanza en lo sustantivo; la agencia asume el rol que al Estado le compete en esta materia, que es establecer un piso mínimo de calidad que debe ser cumplido (…) y al convertir este proceso en obligatorio para acceder al finamiento del Estado se garantizar, desde el punto de vista de los estudiantes y de la confianza pública, la calidad de la instituciones” y añadió que el Ejecutivo tienen “la voluntad” para escuchar las inquietudes.

A su turno, el senador Letelier recordó que “esta discusión la tuvimos años atrás” y subrayó que la educación es un bien público, “aquí hay una visión de que el mercado puedo regularlo todo y en ese sentido valoro que se reconozca que se ha perdido el tiempo, porque el crear un sistema obligatorio es algo que venimos promoviendo hace muchos años y no teníamos los votos necesarios”; además indicó que “la educación superior debe ser gratuita”.

MEJORAR EL PROYECTO


Para el senador Carlos Larraín “este proyecto viene a llenar ciertas falencias que existen en el sistema”, sin embargo a su juicio “no creo que el camino elegido sea el adecuado” porque algunos criterios son “demasiado amplios, hay problemas en el lenguaje” del texto y cuestionó aspectos como la implementación de infraestructura y equipamiento antes de la acreditación. “Aquí se está considerando una indicación sustitutiva, ¿no será mejor que llegue antes de legislar? Esta ley en malas manos puede producir malos resultados”, sentenció.

En tanto, la senadora Allende subrayó que el legislativo puede “mejorar y dialogar para conseguir cambios importantes para el proyecto” y valoró la enorme expansión de los estudiantes de educación superior “lo que ha brindado beneficios a alumnos y sus familias”; no obstante, llamó la atención en los problemas de mirar la educación con un sentido mercantilista y nombró aspectos a mejorar como la elección del presidente del Consejo, que está en manos del Presidente de la República; los años de la acreditación; la confusión de conceptos, entre otros.

Remarcando que el mercado tiene un rol importante, “pero el Estado tiene uno insustituible”, el senador Cantero hizo presente su postura y recalcó que “a la luz de las experiencias traumáticas que impactan a las familias chilenas y procesos que llaman a la vergüenza nacional, este proyecto resulta imperioso” y criticó el endeudamiento al que deben incurrir los profesionales para terminar sus estudios, además de coincidir con los puntos a perfeccionar en la iniciativa.

“Se ha hablado que se debe restaurar íntegramente este proyecto y mientras no vea esta indicación sustitutiva lo voy a votar en contra. Todos coincidían en que este es un pésimo proyecto y esto es el que hoy estamos votando, no estamos votando los deseo y voluntades”, adelantó el senador Navarro quien reprochó que “hay millones que marchamo en post de educación gratuita y no hay ni un sólo proyecto en el parlamento que guarde relación con el concepto gratuidad”.

DISTINTAS VISIONES SOBRE EL MODELO


El senador Quintana llamó a “sincerar sobre la educación gratuita” y manifestó que apoyará el proyecto “sujeto a los cambios y esperanzado de que la indicación dé cuenta de lo que ha sido este debate hoy en el Senado” y se preguntó “¿cuál es la gran reforma de la educación?; además, coincidió con que se debe revisar el que sólo se contempla la acreditación de medicina y pedagogía, “¿y el resto, da lo mismo, vamos a hacer cuenta que el resto está perfecto?.

Haciendo presente su conformidad con el modelo educacional, el senador Coloma resaltó el sistema universitario de los últimos 30 años en chile y disidió de quienes pretenden “satanizar” el modelo, ya que “se han generado los espacios de libertad para que las instituciones se ubiquen de Arica a Punta Arenas, lo que ha sido muy beneficios para Chile”; no obstante, agregó, “me hubiera gustado un sistema de acreditación obligatoria de aquellos que tienen financiamiento del Estado, y no necesariamente a las otras”.

Por su parte, el senador Andrés Zaldívar indicó que “me hubiera gustado que el proyecto se tramitara de una manera distinta y que la Sala hubiera conocido el resultado final del debate”. Asimismo comentó que actualmente se cuenta con un sistema de licencia, no de acreditación, ello porque los mismos legisladores se habrían opuesto a la idea de establecerla. Finalmente, se mostró partidario de tramitar esta iniciativa en conjunto con aquella que crea la Superintendencia de Educación Superior, y la que establece un financiamiento especial para ésta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario