• Otra Educación es PosibleModelo de Educación Finlandés
  • Hazte SocioSe parte de ASOACAD
  • Galería FotográficaRevisa nuestras fotos
  • Acciones ASOACADProceso de Reestructuración
  • Redes SocialesMantengámonos Conectados
  • Foro de ASOACADOpina libremente sobre temas de nuestro interés
Otra Educación es posible1 Hazte Socio2 Galería Fotográfica3 Acciones ASOACAD4 Redes Sociales5 Foro de ASOACAD6
jQuery Auto Image Slider by WOWSlider.com v3.4

lunes, 21 de octubre de 2013

CONFUSAM rechaza propuesta de AFP estatal y demanda medidas de fondo en salud y trabajo

DECLARACIÓN PÚBLICA

Santiago, 13 de Octubre de 2013.

CONFUSAM
En fecha reciente se dio a conocimiento público la propuesta de 50 medidas para los primeros 100 días de un eventual Gobierno de la coalición política denominada Nueva Mayoría cuya carta presidencial es la ex Presidenta de la República Michelle Bachelet, quien, según la mayoría de los estudios de opinión pública conocidos, tiene la primera opción de ganar en los comicios del 17 de Noviembre próximo, razón por la cual adquiere mayor trascendencia el programa inicial mostrado a las y los electores. Desde nuestra perspectiva de organización sindical del mundo de las y los funcionarios de la salud municipal, nos preocupan principalmente los anuncios relativos al sector salud, al tema previsional y a la temática laboral.

En lo que a salud dice relación, debemos señalar que a nuestro juicio, las medidas presentadas pecan de un carácter netamente asistencialista, apuntando más bien a una lógica bomberil y sin hacerse cargo de los problemas de fondo, estructurales que hoy por hoy tienen sumida a la salud pública en un estado de grave crisis y que exige por ende, respuesta de índole estructural que se hagan cargo de materias como financiamiento, integralidad de la red pública y cese del desangre sistemático a que se ha visto sometido el sector en los últimos años en beneficio de privados.


Para la inmensa mayoría de las y los trabajadores del país el tema previsional es un drama al amparo del modelo imperante de capitalización individual administrado por empresas privadas que entregan pensiones miserables. Esta situación heredada de la dictadura tuvo apenas un maquillaje durante el anterior gobierno de la hoy candidata presidencial Michelle Bachelet dado que el modelo basado en las AFP se mantuvo intacto, generando frustración en el mundo de las y los trabajadores asalariados quienes aspiran a retirarse con una pensión que ascienda a lo menos a un 70% de sus remuneraciones en activo, meta imposible bajo el modelo imperante, lo que nos ha llevado a la conclusión de que la aspiración a una jubilación digna supone ineludiblemente el término de las AFP y por ello, la apuesta del comando de la Nueva Mayoría referida a una AFP estatal ha sido, es y será categóricamente desechada por el mundo sindical como una alternativa por cuanto se tiene la certeza de que pretender modificar a favor de las y los trabajadores el sistema AFP en base a la lógica del mercado, es claramente una falacia. Reiteramos nuestro convencimiento que el camino para obtener jubilaciones dignas exige crear un sistema basado en la lógica de reparto solidario, de administración pública y financiamiento tripartito, con aporte de trabajadores, empleadores, gobierno.

La injusta distribución de la riqueza en Chile demanda además de una profunda reforma tributaria, una reforma laboral que construya las bases de una nueva relación entre trabajadores y empleadores, relación que debe sustentarse en un razonable equilibrio de poderes ent5re las partes de modo tal que el mundo asalariado, a través de organizaciones sindicales sólidas, tenga verdadera capacidad de negociación. La propuesta de resolver el tema de los multirut es por ello, superficial.

Tenemos la certeza de que una nueva administración encabezada por Michelle Bachelet tiene la obligación política y moral de hacerse cargo de los problemas de fondo que tienen a nuestro país sumido en una condición de injusticia económica y social de suyo insostenible en el mediano plazo y que exige, a quienes asuman responsabilidades de gobierno, hacerse cargo de las necesarias reformas estructurales que superen el marco actual de convivencia entre chilenas y chilenos. Pretender volver a enfrentar dicha situación con la política del parche sería pecar de una profunda irresponsabilidad cuyas consecuencias a fe de honestidad, nadie está en condiciones de prever.

No hay comentarios:

Publicar un comentario