• Otra Educación es PosibleModelo de Educación Finlandés
  • Hazte SocioSe parte de ASOACAD
  • Galería FotográficaRevisa nuestras fotos
  • Acciones ASOACADProceso de Reestructuración
  • Redes SocialesMantengámonos Conectados
  • Foro de ASOACADOpina libremente sobre temas de nuestro interés
Otra Educación es posible1 Hazte Socio2 Galería Fotográfica3 Acciones ASOACAD4 Redes Sociales5 Foro de ASOACAD6
jQuery Auto Image Slider by WOWSlider.com v3.4

lunes, 21 de octubre de 2013

EL DR. CARLOS ESPARZA REFUTA A RECTOR ZOLEZZI EN ESCRITO PRESENTADO A LA CORTE DE APELACIONES.

El Dr. Carlos Esparza ha hecho llegar al secretario de la Asociación de Académicos de la Usach, ASOACAD un escrito dirigido a la Corte de Apelaciones, con motivo del Recurso de Ilegalidad presentado por el rector Juan Zolezzi en contra del Consejo para la Transparencia, con el fin que la Corte tenga presente antecedentes que considera relevantes para la resolución del recurso señalado.  Este organismo falló favorablemente al Dr. Esparza, quien solicitó de esta autoridad la documentación que avale “la recopilación, sistematización y análisis serio y detallado” que confirme que la supresión de su cargo haya estado sustentada “…argumentos técnicos sólidos y responsables que fueron compartidos por Decanos y Directores”, como afirmó dicha autoridad en su comunicado del 10 de febrero de 2012.  Ante dicho Consejo, el rector debió reconocer que no tiene documentación que respalde las evaluaciones que condujeron a la supresión del cargo del Dr. Esparza.


En su escrito a la Corte, el Dr. Esparza hace presente que en su caso, “la única información que realmente existe son los informes y presentaciones del Decano de la Facultad de Ciencia y del Director del Departamento de Física que refutan lo afirmado por el rector”. Asimismo afirma que, en su calidad de víctima de la supresión de su cargo, “ha debido esperar más de un año para demostrar con documentos oficiales de la Universidad que la fundamentación con…los indicadores con las evaluaciones académicas que condujeron a las supresiones de cargos, que declarara el rector el 10 de febrero de 2012, no existen”.  Cabe agregar que el rector sólo ha respondido a la solicitud de información, obligado legalmente en virtud de la Ley de Transparencia, al igual como ocurrió con los dos casos presentados por la ASOACAD, en los cuales el fallo del Consejo y su posterior reclamo ante la Corte de Apelaciones le fueron adversos.

Es preciso recordar que la ASOACAD solicitó a decanos y directores de departamentos o escuelas un pronunciamiento en torno a la participación que les habría cabido en la elaboración de las listas de académicos cuyos cargos debían ser suprimidos, recibiendo de la totalidad de los decanos, así como de la mayoría de los directores, respuestas que señalaban que no habían tenido participación en dichos actos.  Este hecho no es irrelevante por cuanto el dictamen Nº19.901 del 9 de abril de 2012 del Contralor General de la República señala, “De este modo, en virtud de ese proceso de evaluación, se pudo individualizar a los académicos que no cumplían con los estándares que necesariamente deben poseer los docentes de ese establecimiento educacional”. El mismo dictamen añade, “Asimismo, de acuerdo a lo informado por dicha Universidad, para la transparencia e imparcialidad requeridas para toda supresión de cargos, se contó con la participación de decanos y directores de departamentos académicos, conforme a la sugerencia de la Junta Directiva”.

La conclusión del conjunto de acciones y fallos obtenidos, principalmente invocando la Ley de Transparencia, es que resulta irresponsable sostener, como lo han hecho autoridades y hasta un miembro de la Junta Directiva, que en febrero de 2012 se despidió a los malos académicos, por cuanto nunca hubo una evaluación que avalara tal calificativo.  Como en toda institución, es posible que existan tales casos, inclusive partiendo del equipo directivo, sin embargo, el mensaje que la ASOACAD ha repetido insistente y sistemáticamente ante la Junta Directiva, en el Consejo Académico y diversas publicaciones, es que tales calificativos carecen de seriedad si no están avalados por un proceso de Evaluación del Desempeño, tanto para personal académico como para directivos y autoridades, que garantice a todos los derechos inherentes a un debido proceso.  Adicionalmente, también queda en claro que Juan Zolezzi ha estado contando versiones distintas y contrapuestas de lo ocurrido a la Comunidad Universitaria, en Contraloría General, en la prensa y ante el Consejo para la Transparencia, lo que conduce a la percepción ineludible que ha faltado a la verdad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario