• Otra Educación es PosibleModelo de Educación Finlandés
  • Hazte SocioSe parte de ASOACAD
  • Galería FotográficaRevisa nuestras fotos
  • Acciones ASOACADProceso de Reestructuración
  • Redes SocialesMantengámonos Conectados
  • Foro de ASOACADOpina libremente sobre temas de nuestro interés
Otra Educación es posible1 Hazte Socio2 Galería Fotográfica3 Acciones ASOACAD4 Redes Sociales5 Foro de ASOACAD6
jQuery Auto Image Slider by WOWSlider.com v3.4

jueves, 9 de enero de 2014

La universidad y la profesionalización

El Mostrador
Se cree que sólo la universidad profesionaliza. Los años de estudio que la preceden -8 de básica y 4 de media- encaminan a las aulas superiores. Allí es donde la persona se convierte en “profesional”. Nadie alcanza ese rango sin titularse en una Casa de Estudio -sea de verdad o “de juguete”, esté o no acreditada- . Obsesiona a miles de adolescentes -y sus respectivas familias- el matricularse en una. Se valoriza ingeniería, medicina y derecho. Ello porque son “lucrativas”. Paradoja, porque se censura el  lucro… el resto son “carreras” de consuelo o simples “caza bobos”. Entre estas figuran, por ejemplo, “perito en criminalística”, licenciados en Letras, Filosofía e Historia u “ópticos”. La simple aritmética demuestra que los estudios -17 a 20 años- absorben un tercio de la vida útil del individuo. Los costos monetarios son cuantiosos y cronológicamente cubren dos decenios. Ello sin referirse a los postgrados que van de diplomaciones a postdoctorados.


Se alude a los técnicos. Se advierte que son indispensables. Los ofrecen las Universidades  añadiéndoles el adjetivo “superiores” y el “gancho” es que disponen de “continuidad” a ingeniería. Aquellos liceanos con bajo puntaje en PSU encuentran allí su alero “universitario”. Otra estrategia de brindarles cobertura son los “bachilleratos” y los “colleges”. Estos son propedéuticos de nivelación que al costo financiero y biográfico de dos años permitiría a ingresar a las carreras top indicadas. Lo importante es disponer de “clientela” que justifique la frondosidad académica y administrativa y aumente la rentabilidad. Ese afán de incrementar el contingente -a como dé lugar- afecta a todas las Casas de Estudio sean fiscales o privadas. Es fácil por efecto de  la multiplicación irresponsable de liceos que educación “humanístico-científica”. No poseen otro destino que la U. Si no lo alcanzan se frustran, es decir, pasarán la vida “chuteando piedras”.

Por Prof. Pedro  Godoy  P.

Centro de Estudios Chilenos CEDECh

No hay comentarios:

Publicar un comentario